Alevosía

luis_eduardo_aute-alevosia-frontal

Más que amor, lo que siento por ti.
Es el mal del animal, no la terquedad del jabalí, ni la furia del chacal…
Es el alma que se encela con instinto criminal, es amar, hasta que duela
como un golpe de puñal… ay, amor, ay, dolor…
yo te quiero con alevosía…

Necesito confundir tu piel con el frió del metal
o tal vez con el destello cruel de un fragmento de cristal…
Quiero que tus sentimientos sean puro mineral
polvo de cometa al viento del espacio sideral… ay, amor, ay, dolor…
yo te quiero con alevosía.

Nada envidio a la voracidad de tu amante más letal,
ella espera tu fatalidad, yo pretendo lo inmortal
el espíritu que habita tu belleza más carnal
esa luz que resucita el pecado original… ay, amor, ay, dolor.

 

Luis Eduardo Aute “Alevosía”

Vídeo

Anuncios

La playa

wbfrom_here_eternity_surf_712

Se abrazaron, se dejaron caer, rodaron, se y deshacen nudos con brazos y piernas, con la boca, con los dientes, con los cabellos. El altavoz del mar devolvía a los oídos de la mirona la violencia feliz de sus jadeos. Así, más, más, más. Llegó un momento en que temió que los latidos de su corazón se escuchasen por encima del compás de las olas. Fue la mujer la que venció. De rodillas como ella estaba, ciñéndose al hombre con la horquilla
de los muslos, alzó la cara hacia el sol hasta que le cerró los ojos, ladeó las crines en la cascada de luz, y los blancos senos aboyaron por fuera del sostén de lencería negra.

Manuel Rivas. Las llamadas por teléfono

 

Cada vez que me amas es un milagro

 

8c08098763ec4baa7a233473cc1d229c

Tu sed transubstancia mi sudor en vino que bebemos en cada beso. Tus pies no se hunden en los lagos de mis lágrimas. Tu saliva siembra la luz en la noche de mis ojos. Tu voz resucita mis músculos dormidos mis latidos sepultados. Cada vez que me amas es un milagro.

Luis Eduardo Aute “Cada vez que me amas es un milagro”

Vídeo

 

 

Océano

ead0053e46e448ecb4bd478f7ecba7c4

 

“No era fácil. Ya lo sabíamos. El océano abierto de par en par y el tiempo con su punzón afilado cortando una a una las brizas de la memoria. El óxido en la piel, esa asfixia del ansia de ti. Y el goteo de los días soslayando el abismo.”

Pilar Osorio Morán, Lina María Cedeño Pérez “Poemas en tránsito (oceánico)”